Curso de Química

LOS PRIMEROS MODELOS ATÓMICOS | EXPLICACIÓN FÁCIL

Aquí te presentamos un vídeo muy bueno que explicará los primeros modelos atómicos, para que te informes muy bien de todo.

Ocultar la transcripción automática

Primeros modelos Atómicos

Podríamos decir que la Era Atómica comenzó con John Dalton. En 1803 Dalton propuso la Teoría Atómica. Esta imagen del mundo en la cual todo está compuesto por átomos ayudó a explicar lo que había sido observado en las reacciones químicas. Por ejemplo, diferentes compuestos combinados siempre formaban compuestos químicos en cantidades que eran simplemente cantidades.

Masivas. Dalton postuló que cada elemento tenía su propio y único tipo de átomo, con un cierto peso característico. Los átomos eran partes muy pequeñas y sólidas, que además eran indivisibles. Ese fue el modelo de átomo durante casi un siglo. A partir de la primera concepción de Dalton, el modelo de átomo ha ido evolucionando con el tiempo. Cada vez que se reunían nuevas observaciones experimentales.

Que no podían ser explicadas con el modelo atómico del momento, ese modelo debía ser revisado y perfeccionado. Por ejemplo, el descubrimiento de las partículas subatómicas determinó que el modelo de Dalton, que decía que los átomos eran indivisibles…necesitaba algo más de trabajo. En 1897, J.J. Thomson fue el primero en.

Descubrir una partícula subatómica, el electrón, luego de sus experimentos con rayos catódicos. En ese entonces no había certeza sobre si los rayos catódicos eran ondas o partículas. Thomson estaba usando magnetos y placas con carga eléctrica para deflectar rayos catódicos (y a partir de lo cual estimar su masa). Demostró así que los rayos catódicos debían estar compuestos de partículas con.

Cargas negativas que eran más de mil veces más livianas que el átomo más pequeño (el del hidrógeno). Antes de este resultado experimental, se pensaba que LA partícula más pequeña era el átomo de hidrógeno. Para plantear sus observaciones, Thomson propuso el modelo de átomo del “budín de ciruelas”. Si nunca viste un budín de ciruelas, tal.

Vez este nombre no te diga mucho. Entonces imagínate que tienes un sabroso pastel bien compacto, con pequeñas pasas puestas por encima; podría ser una rosquilla de pasas, o un budín con chips de chocolate, si lo prefieres. La parte del pastel es el grueso del átomo, y tiene carga positiva, mientras que las pintitas de chocolate o las pasas serían los electrones con sus cargas negativas. El.

Modelo de Thomson se mantuvo por casi una década, hasta los experimentos de Ernest Rutherford. En una experimentación llevada a cabo en 1909, Rutherford y sus colegas descubrieron que un rayo de partículas alfa (que es un tipo de radiación de carga positiva) disparado hacia un objetivo compuesto por una lámina muy delgada de oro, casi todas las partículas .

pasaban de largo hacia un detector colocado detrás de la lámina. Pero en ocasiones, una partícula rebotaba violentamente hacia atrás, como consecuencia de haber chocado contra algo con mucha masa. Como dijo Rutherford: “Fue prácticamente el hecho más increíble que me ha sucedido en mi vida. Era tan increíble como si dispararas con un proyectil de 15 pulgadas contra una servilleta.

De papel, y te rebotara y te golpeara. Al analizarlo, me di cuenta de que que esta dispersión hacia atrás debía ser el resultado de una única colisión, y al hacer los cálculos noté que era imposible encontrarse con algo de ese orden de magnitud, salvo que se planteara un sistema en el cual la mayor parte de la masa del átomo estuviera.

Concentrada en un núcleo diminuto. Fue entonces cuando concebí la idea de un átomo con un núcleo diminuto y de gran masa, conteniendo una carga”. Los resultados implicaron que un átomo estaba mayoritariamente compuesto por espacio vacío, pero con un pequeño núcleo de material con carga positiva que contenía la mayor parte .

de la masa de este átomo. Se trataba del núcleo. Y otra vez, el modelo de átomo debía ser actualizado para tomar en cuenta esta información. No obstante hubo un problema con el modelo de Rutherford que fue detectado inmediatamente: si los electrones están fuera de este espacio vacío alrededor del núcleo con carga positiva, ¿qué era.

Lo que evitaba que entraran en atracción electrostática hacia el núcleo? ¿Por qué razón el átomo no colapsaba sobre sí mismo, a partir de esa atracción? Niels Bohr, quien realizó un trabajo postdoctoral en el laboratorio de Rutherford, arribó a una conclusión elegante sobre el problema del átomo colapsante. En.

Una publicación en 1913, Bohr sugirió que los electrones con carga negativa se encuentran en órbitas concéntricas circulares alrededor de un núcleo con carga positiva, bastante parecido a la manera en que los planetas orbitan alrededor del Sol. A veces nos referimos al modelo de Bohr como el “modelo planetario”. De acuerdo con.

Este modelo, los electrones se encuentran a niveles de energía fijos, orbitando a distancias fijas desde el núcleo. El trayecto más cercano al núcleo tiene el nivel de energía más bajo, así como por lo general la energía es mayor cuanto más lejanas están las órbitas del núcleo. Cuanto más alejado está.

Un electrón de un núcleo con carga positiva, menor es la atracción que recibe ese electrón. En el modelo de Bohr, los electrones tienen la posibilidad de saltar de un nivel de energía a otro, pero no se los encuentra entre medio de esos niveles. Sería más o menos como cuando en una escalera efectuamos un paso completo, hacia arriba o hacia abajo, pero nunca nos.

Encontraremos parados entre medio de dos peldaños. De la misma manera, un electrón gana o pierde una determinada cantidad de energía cada vez que cambia de nivel de energía. A esto le llamamos un “cuanto” de energía, y de allí es que tenemos el término “salto cuántico”. El modelo de Bohr sirvió para explicar un montón de conductas químicas observadas, incluyendo el porqué de que cada.

Elemento tenga un cierto número de electrones disponibles para reacciones, que son los que se hallan en las órbitas más exteriores. Estos “electrones de valencia“ determinan las propiedades químicas de un átomo. En efecto, el modelo de Bohr es elegante, claro y atractivo, pero… también ha sido suplantado por otro modelo, el modelo cuántico mecánico. Hablaremos del modelo cuántico mecánico del átomo en otro video..

Oye, ¿me invitas a un café por favor?

He quitado la publicidad de está web porque no me gustan los anuncios.

Me toma mucho tiempo elaborar estos artículos y sería super buena onda si me invitas a un café haciendo click en el botón siguiente: