INICIO

PALABRAS MELODRAMÁTICAS

Consisten en cortar un melón por la mitad.

Y una sandía por la otra mitad.

Luego uniremos ambas – con pegamento – para obtener un producto redondísimo y multisabor que llamaremos mixtura melodramática.

Pasaremos a dejarlo rodar, en una calle que tenga la inclinación adecuada para estimular, propiciar, favorecer y forzar el rodaje.

Luego nos damos media vuelta.

O una vuelta y media.

Y seguimos hacia adelante.

Recuperamos la mitad de melón no usada.

Y la mitad de sandía no usada.

Hacemos una buena campaña de marketing y vendemos ambas.

Para comprar otras seis de cada.

Y así emprender una empresa que nos alimente de hamburguesas grandes para siempre.

Aunque no pasa nada, si en vez de hamburguesas, nos alimentamos de deudas, porque es casi la misma cosa.

Pero no es la misma.

Porque una está buena y la otra es una poôtada.