INICIO

MIÉRCOLES | 4. AHORA

Historia: Miércoles - Capítulo: 4 de 9999

Cuando me despierto, noto que puedo sentir mi pie izquierdo.

Sí. El izquierdo.

Y no sé por qué.

Tampoco es que me importe mucho.

Está caliente.

Alguien pasa por mi lado.

– Hola.

– Hola. – Contesto.

Me da igual quién es.

De todas formas no va a transmitirme nada nuevo.

Y si va a hacerlo, que lo haga.

Pero no lo hace.

Se aleja.

Yo estoy tumbado sobre la arena.

La luz del sol me deslumbra los ojos.

Me pongo en pie y camino.

No se trata de llegar antes.

En realidad ni siquiera se trata de llegar.

Siento el aire que roza mi piel.

Y siento mi piel que roza el aire.

No sé muy bien por qué estoy aquí, pero menos aún sé hasta qué punto debería importarme.

En cierto modo siempre he estado aquí.

Es mi alrededor el que se ha transformado.

Y yo con él.

El tiempo se estira tanto como la imaginación lo permite.

Los recuerdos se acumulan.

Uno encima del otro, poniendo pesos de aire sobre la importancia de las cosas.

Las ideas, inicialmente salvajes, se solidifican al repetirlas y convencernos de ellas.

Gentilmente nos atrapan.

Se transforman en los barrotes de una jaula cuya indestructibilidad es directamente proporcional a nuestra incapacidad de repensar las cosas.

Detrás de cada punto de vista, se manifiesta una verdad, y se esconden mil mentiras.

En potencia de ser, todo lo que no es está.

Lo que está lleno ya está vacío.

Pero no está vacío, está lleno.

Y por eso, me voy.

Sigo caminando.

Me siento bien.

Enormemente bien.

Los pies sobre la arena.

Suave arena.

Y un largo camino por andar…

Siguiente capítulo: Del Futuro