INICIO

ASUNTOS LINGÜÍSTICAMENTE LINGÜÍSTICOS

El lenguaje es un vehículo todo-terreno.

La realidad es la carretera.

La irrealidad/metafísica/fantasía es todo lo que no es la carretera.

El pensador es el conductor.

El pensador conduce el lenguaje a través de la mente.

El pensador puede conducir como quiera.

Puede por ejemplo decir:

"Este agua de fuego es tan cuadrada, pequeña y azul como el Sol".

¿Qué utilidad tiene esto?

Poesía.
Marketing.

¿Cuál es el problema?

Que si no está pendiente, el conductor puede acabar viendo carreteras donde no las hay.

¿Cuál es la ventaja?

Que si está pendiente, el conductor puede acabar encontrando carreteras que nunca nadie antes había encontrado.

¿Qué pasa cuando le damos demasiadas vueltas a lo mismo?

Que gastamos gasolina.

Pero no por pasar tres veces por la misma carretera, esta va a cambiar de sitio.

Mapa mental. Experiencia.

El mapa mental de cada individuo es tan amplio o reducido como amplio o reducido sea el conjunto de experiencias por las que esa mente ha sido conducida.

Carreteral y no carreteralmente.

La precisión de la comunicación es directamente proporcional a la similitud de los mapas mentales de quienes se comunican.

La precisión comunicativa tiende a cero cuando el contraste de la zona tiende a infinito.

Small Talk

El objetivo de la comunicación es intercambiar información.

Hablar no es otra cosa que un método de comunicación, pero en ningún caso es el objetivo de esta.

Hablar por hablar, para rellenar el silencio, es como pintar por pintar pa’ rellenar un folio.

Que le quede claro, a quien habla por hablar, que está pintorreando el silencio.

Hay muchas cosas que se pueden decir.

Pero para no decir nada, lo más armónico es callarse.