INICIO

DOÑA CREATIVA VERSUS DON METÓDICO

Supongamos dos individuos:

Pongamos que ambos inician la tarea de cocinar una buena pasta.

Doña creativa se pone manos a la obra, con mucha música y mucha buena onda.

La olla correspondiente está sucia de ayer, pero no pasa nada, porque el poder supercreativo permite usar cualquier cosa donde se pueda meter agua y encender un fuego debajo.

Así que decide hervir el agua en un cacharro pequeño que hay por ahí.

Don metódico se pone manos a la obra, haciendo uso de un sofisticado método llamado “La metodología del cocinado de pastas”, ideada por Pasta Newton en el siglo XVII.

Por eso, primero limpiará todos los cacharros.

Luego colocará la olla llena de agua sobre el fuego.

Y paso a paso hará lo que tenga que hacer.

El resultado

Doña creativa descubre que no cabe tanta pasta como quería, pero no pasa nada. Se pone un poco menos y listo.

Además no ha esperado a que al agua hierva.

No es de seguir reglas.

No le gustan las reglas.

Además ha puesto chocolate fundido porque había un paquete medio usado del desayuno.

Don metódico obtiene exactamente el resultado esperado: una pasta al dente.

Se sientan a la mesa, cada uno con su plato.

Y conversan:

Conversación

Él: ¿qué tal tu pasta caótica?

Ella: ¿por qué caótica? Si está de puta madre.

Él: pues no has hecho lo que tenías que hacer.

Ella: ¿y tú por qué siempre sigues el método?

Él: porque si aplico un buen método correctamente obtengo un buen resultado. Siempre.

Ella: ya, pero yo prefiero reinventar las cosas.

Él: pues tu pasta al chocolate no parece muy buena.

Ella: ya, pero tenía que probarlo.

Él: ¿y qué tal está?

Ella: Pues está asquerosa.

Él: Lo sabía.

Ella: Qué listo, ¿y sabes quién inventa los métodos?.

Interrupción y conclusión

Los creativos exploran y exploran, porque tienen el arte personal e intuitivo para hacerlo.

Cuando descubren algo que funciona, crean un método.

De alguna forma,

Los dos son buenos, y cada uno puede ser lo que quiera.

Incluso un creativo metódico.