Salamarkesa

¿QUIÉN ES DOÑA CIENCIA Y CÓMO DEBERÍAMOS ENFRENTARNOS A ELLA?

La palabra ciencia viene del latín conocimiento.

Básicamente la ciencia consiste en observar la realidad para comprenderla y jugar con ella.

La ciencia como Magia

Si hace unos pocos cientos de años le hubieses dicho a un humanito de los tiempos pasados que hoy iba a poder tener una especie de piedra en el bolsillo para hablar con su compañero en la otra parte del mundo, seguramente se habría sorprendido.

Pues las leyes de la realidad eran las mismas en aquel entonces que ahora.

Lo que antes era magia ahora es ciencia.

Porque diferentes personajes han logrado comprender una serie de cosas que han permitido elaborar el teléfono móvil.

De la misma forma, quizás la magia del hoy es en realidad la ciencia que nos queda por descubrir.

El problema de la ramitis

La ramitis es una especie de enfermedad que se siembra en las cabezas desde el principio del viaje escolar.

Por un lado se estudia la rama de las matemáticas, y como si de un planeta diferente se tratase, se estudia la química.

Luego nos olvidamos del primero y nos mudamos al planeta de la electricidad.

Y al final lo que pasa es que a mi no me preguntes nada que yo soy de física.

Por supuesto nadie pretende hacerse experto en la superdinámica del todo, pero siempre debería estar claro que los ámbitos científicos no son otra cosa que puntos de vista.

Quizás estos se hacen necesarios para colocar el foco de análisis sobre un aspecto u otro del asunto a tratar.

Pero la fuerza de la ciencia está en la suma de cada uno de los rincones que la componen, y no sería ciencia si así no fuera.

El problema de la Formulitis

La formulitis sucede cuando en lugar de querer comprender una ley científica, preferimos actuar como un ordenador.

Aprender de memoria una receta para meter los ingredientes y conseguir un resultado.

Eso está muy bien para aprobar exámenes en una escuela, pero la verdad es que es mucho más productivo sentarse a tomar el sol.

Cómo enfrentarnos a cualquier ámbito de la ciencia

Igual que no se puede dibujar un cuadro sin pintura, no se puede asimilar una idea sin el lenguaje.

El lenguaje es la base sobre la que se asientan los conceptos.

Un concepto es un paquete de ideas que se inserta en el lenguaje para poder comunicarnos.

Cuando hemos adquirido varios conceptos, podemos crear relaciones entre ellos, y es ahí donde radica el aprendizaje de la ciencia.

Aprender ciencia es adquirir conceptos y luego aprender las relaciones que se dan entre estos.

Solo así, una persona puede hacer progresar la ciencia.

Cuando se ha liberado de la duda que se esconde detrás de las ideas con las que está jugando.

En esta web estoy dando mi punto de vista sobre las cosas que me incumben.

No es el punto de vista más completo ni el más preciso, pero pretende ser de ayuda ante la documentación tan técnico mega matemático incomprensible que yo me he encontrado a lo largo y ancho de mis dudas.

En cada artículo existe un sistema de comentarios que está puesto ahí precisamente para aportar nuevos puntos de vista o hacer cualquier puntualización que se considere oportuna.